10 cenas ligeras para preparar en verano

10 cenas ligeras para preparar en verano

Durante las noches de verano es, probablemente, cuando más calor se nos acumula en casa. Tenemos que cenar, por las altas temperaturas no tenemos ganas de movernos para bajar la cena y comer no hace más que aumentar nuestra temperatura corporal.

Por eso, es muy importante que, al menos, hagamos cenas ligeras y frías, para que la ingesta calórica afecte a nuestra temperatura corporal lo menos posible. Para hacer posible esta dieta hoy os traemos algunas ideas frescas y ligeras, para hacer de vuestras cenas un momento perfecto. Lo mejor de todo, es que todas son recetas fáciles y rápidas de preparar, las tendréis listas en un santiamén.

Lo esencial para estas cenas es pensar en que cuánto menos cocinemos los ingredientes y cuanto más frescos sean, mejor nos saldrán los platos que preparemos. Otro factor importante a tener en cuenta es que, cuantos más líquidos posean los platos, mejor nos sentarán y, sobre todo, nos ayudarán a conciliar el sueño y a dormir mejor.

A continuación os dejamos diez recetas fáciles que podéis preparar para esas calurosas noches de verano ¡y a disfrutar de una rica cena!

  • Salmorejo cordobés, con tomate, aceite de oliva y ajo. Un plato refrescante y que lo mismo se puede beber que comer con cuchara.
  • Aguacates rellenos, con tomate, piña, cebolla y zumo de lima. Una cena completa y rápida para el día a día.
  • Tostadas de salmón y salsa rosa, con un poco de pan tostado y unas tiras de salmón ahumado tendremos una cena completa.
  • Paté de marisco frío con panecillos, hecho con salsa rosa, mejillones, surimi o palitos de cangrejo, atún y huevo cocido, acompañado de tostaditas de pan.
  • Ensalada de queso fresco, tomate seco, aguacate y piña, ideal para cuando queremos preparar algo rico y rápido para cenar.
  • Crema fría de puerros, con cebolla, patatas y nata. Aunque tendréis que encender el fogón, merecerá la pena esperar a que esta rica crema enfríe para cenarla.
  • Ensalada de cogollos de lechuga, con salmón, aguacate, mozzarella y anacardos. Fresca y ligera, ideal para no llevar mucho trabajo preparando la cena.
  • Ensalada de pasta con manzana, a la que podemos añadirle surimi, maíz dulce, atún, jamón york, queso, aceitunas… todo lo que se nos ocurra tiene cabida en esta ensalada.
  • Rollitos de espárragos y jamón york con mayonesa, a los que le podemos añadir huevo cocido rallado, lechuga y/o tomate.
  • Melón con jamón serrano, uno de los platos más refrescantes y sencillos de preparar que se hayan inventado.