Consejos para gestionar bien el tiempo para poder descansar más

Consejos para gestionar bien el tiempo para poder descansar más

El control del tiempo nos aporta equilibrio a nuestra vida. Es importante aprender a administrarlo para que nos dé tiempo de cumplir todos nuestros objetivos y, por supuesto, descansar, dedicarnos tiempo a nosotros mismos y a nuestra familia. De otra manera, la vida perdería todo su sentido.

Consejos para administrar nuestro tiempo y descansar

El descanso es una parte fundamental del día a día. Sus beneficios físicos y psicológicos nos aportan salud y bienestar. Nos permite recuperar nuestra energía. Descansar no solo es dormir, descansar es también desconectar. En la gestion del tiempo está la clave de una vida saludable:

1. Organiza el día a día y prioriza lo importante

Hacer muchas cosas a la vez provoca estrés y ansiedad, y además al final no nos sale nada bien. Es el momento de organizarnos las tareas y administrar nuestro tiempo, y la clave está en priorizar. Priorizar en el trabajo para no quedarnos haciendo horas extra y priorizar en la vida personal para poder tener tiempo para nosotros mismos, aunque sea para no hacer nada. Al final, el tiempo se lo robamos al descanso, lo que perjudica nuestra calidad de vida.

2. Lo más complejo, al comienzo del día

Por la mañana nos sentimos cargados de energía, por eso es aconsejable realizar las tareas más complejas a primera hora. Una vez hechas, podremos relajarnos un poco más, sin estar preocupados de lo que tenemos pendiente.

3. Evita las distracciones

Las redes sociales están muy bien, pero no podemos estar pendientes de ellas continuamente. Roban nuestro tiempo. Dedícales unos minutos para evadirte, pero no más. Si hace falta, desinstala las aplicaciones del móvil. Tampoco es necesario que consultes la bandeja de entrada de tu correo electrónico cada veinte minutos. Establece un horario para consultarlo.

4. Divide las tareas y establece plazos de entrega razonables

Si sientes que te enfrentas a una tarea complicada, puedes dividirla en partes y sé realista en el tiempo que te requerirá cada una, así obtendrás la satisfacción de ver cómo las finalizas. Márcate un plazo de entrega que puedas cumplir y exige lo mismo con aquellos trabajos que han de entregarte. Las fechas son buenas aliadas de la organización mental.

5. Sé un poco egoísta y haz lo que te guste

Conciliar la vida familiar y la vida profesional, y más si se tienen niños, puede ser una odisea. Aun así, haz un plan de la semana e incluye tus propias pasiones.

6. Comparte tareas domésticas

Las tareas domésticas son la otra parte del día que roba nuestro tiempo. Si eres una persona organizada, enseña a que los demás también lo sean, así no tendrás que estar recogiendo continuamente. Los días que sabes que llegarás tarde a casa, es mejor cenar algo rápido de preparar.

7. Desconecta y no te lo tomes todo tan en serio

No te lleves el trabajo a casa para hacerlo cuando los niños duerman. Cuando los niños duerman, tú también tienes que dormir o relajarte leyendo o viendo la televisión. Aprende a ver los problemas con perspectiva, busca soluciones en vez de invertir tu tiempo en preocupaciones. Todo tiene solución, reír es muy saludable.