¿Cuáles son las alergias infantiles más frecuentes?

¿Cuáles son las alergias infantiles más frecuentes?

Según las estadísticas, en los últimos 10 años han aumentado los casos de alergias entre las personas. Lo peor de todo es que en los niños es en el franja de edad en donde los casos más se han disparados.

Se calcula que 3 de cada 10 niños tienen algún tipo de alergia. Sin embargo, no siempre son para toda la vida… aunque cada vez parece que los síntomas duran más tiempo.

Tenemos que recordar que una alergia no es más que un mal funcionamiento de nuestro sistema inmunológico; el problema se produce en el momento exacto en el que el cuerpo reconoce un alérgeno como un elemento invasor y empieza a protegerse contra él.

A continuación vamos a ver algunas de las alergias más frecuentes en niños, para que podamos controlar los síntomas derivados de ellas.

Descubre cuáles son las alergias más habituales en los niños

Alergia a la leche de vaca: Esta es la alergia más común. El problema es que el cuerpo desarrolla un rechazo a las proteínas de la leche de vaca (que no es lo mismo que la intolerancia a la leche).

Existen diferentes grados de alergia y los síntomas pueden ser más o menos intensos.

Alergia al huevo y al pescado: Estas dos alergias son las siguientes que siguen en el listado. El huevo es delicado porque tiene que ser introducido en la dieta del bebé en un punto determinado (normalmente a partir de los 6 mesalergiaes), para evitar que se pueda desarrollar la alergia. Sin embargo, no siempre se hace de la forma adecuada o el método no funciona.

Con el pescado pasa algo parecido.

Alergias a los cacahuetes, soja y trigo: Estas son las tres alergias más comunes después de las tres que hemos visto anteriormente.

Alergia al chocolate, al tomate, al marisco y a las fresas: Estas alergias, aunque no tan frecuentes, también pueden llegar a producirse. Los expertos indican que estos alimentos deben de tomarse a partir de primer año de vida para evitar que se pueda producir cualquier tipo de problema relacionado.

En el momento en el que se detecte cualquier síntoma asociado o un comportamiento anómalo de la piel del pequeño, tenemos que ir de inmediato a un médico para que pueda elaborar un diagnóstico y establecer el tratamiento más adecuado.