Descubre los beneficios del aceite de rosa mosqueta

rosa mosqueta

Tiene grandes propiedades que favorecen el descanso

El aceite de rosa mosqueta consiste en un aceite de origen vegetal, que cuenta con diferentes propiedades que resultan muy beneficiosas tanto para la medicina tradicional, como para la medicina estética. Se trata de un aceite que se extrae directamente de las semillas de un arbusto de origen silvestre, que pertenece a la familia de las rosas. Normalmente, este arbusto se conoce como Rosa Moschata o Rosa Rubiginosa, y se suele encontrar en diferentes bosques del norte de Europa, Chile y Argentina.

Se muestra como un aceite vegetal que contiene diferentes ácidos grasos esenciales, como el Omega 6 y el Omega 3, así como antioxidantes y vitaminas que resultan muy beneficiosos y que hacen que el aceite de rosa mosqueta sea algo casi imprescindible para el uso diario.

Entre los múltiples beneficios que ofrece el aceite de rosa mosqueta, hay que destacar cómo alivia el dolor de personas que sufren de artritis y osteoartritis, ayudándolas a descansar y a dormir mejor, sin necesidad de recurrir a otros medicamentos. Además, el aceite ayuda a mejorar la circulación del sistema circulatorio, si se toma en forma de infusión.

Algunos beneficios del aceite de rosa mosqueta

Los estudios demuestran que la rosa mosqueta ofrece toda serie de beneficios para salud y se muestra como un alivio para diferentes dolencias, así como un gran opción para el cuidado de la piel, ya que tiene diferentes efectos regeneradores. Te contamos algunos de sus beneficios:

Retrasa el envejecimiento

Su variedad de antioxidantes y de vitaminas hacen que la rosa mosqueta se muestre como una opción ideal para tratar de retrasar los primeros signos de envejecimiento y la aparición de las primeras arrugas. Se introduce en las capas profundas de la epidermis, lo que favorece la producción de colágeno de forma natural, reduciendo las líneas de expresión y las diferentes arrugas que aparecen en el rostro.

Además, contiene propiedades que mejoran la pigmentación de la piel, lo que ayuda a combatir el foto-envejecimiento causado por los rayos de sol, así como las diferentes manchas en la piel.

Hidrata la piel seca

La rosa mosqueta contiene una gran cantidad de vitamina A, que ayuda a aumentar la humedad de la piel y crear una impermeabilidad que permite disfrutar de una piel mucho más hidratada. Se muestra ideal para personas de avanzada edad, que sufren la sequedad de la piel al fabricar una menor cantidad de colágeno.

Favorable para las cicatrices

Los ácidos grasos son muy recomendables para tratar las cicatrices causadas por accidentes o por operaciones quirúrgicas, al mejorar la flexibilidad y la regeneración de la piel, ayudando a que las heridas cicatricen de una forma mucho más efectiva. Se muestra ideal también para aliviar las heridas producidas por quemaduras.

Fortalece el sistema inmunológico

Los aceites de rosa mosqueta se muestran como una opción ideal para fortalecer el sistema inmunológico y mejorar la circulación de la sangre. Las vitaminas, los antioxidantes y los ácidos grasos esenciales que contiene son muy beneficiosos, y además ayudan a prevenir la aparición de diabetes, así como de enfermedades cardíacas producidas por unos niveles de colesterol demasiado altos y una fuerte presión arterial.