El equilibrio entre trabajo y descanso. ¿Cómo conseguirlo?

El equilibrio entre trabajo y descanso. ¿Cómo conseguirlo?

En estos momentos de incertidumbre económica es muy complicado encontrar momentos en los que verdaderamente podamos llegar a descansar.

Cuando conseguimos un nuevo trabajo, por temor a que nos puedan llegar a despedir, trabajamos mucho más de lo normal no descansando lo suficiente.

Aprovecha tus días de vacaciones para poder reestructurarte tu jornada y, de mientras, sigue estos consejos que te van a ayudar a conseguir el equilibrio preciso entre el trabajo y el descanso.

trabajo-y-descanso

Jornada laboral: Está demostrado que no se puede rendir una vez que hayas trabajado 8 horas seguidas… puede que lo consigas hacer una vez pero de forma prolongada es imposible. Es por ello por lo que deberías plantearte hacer algunos descansos… ya verás cómo aunque hagas menos horas conseguirás avanzar más trabajo.

Descansos fuera del trabajo: Puede ser agobiante en un primer momento pero tenemos que dedicar tiempo a hacer actividades que nos relajen, a compartir momentos con nuestra familia, a planificar nuestras vacaciones y atender obligaciones de nuestro hogar así como de diferentes ámbitos de nuestra vida.

Si no eres capaz de hacerlo todo te proponemos que te establezcas un planning para asegurarte de que no se te queda nada por el camino.

Relax con otras personas: No te olvides del poder relajante que tiene el hecho de hablar con otras personas. No cometas el error de dedicarte únicamente a trabajar sin parar.

Queda con tus amigos, haz nuevas amistades, plantéate hacer nuevas actividades, busca nuevas fuentes en donde desconectar.
Solo de esa manera, en cuanto vuelvas nuevamente al trabajo, habrás recargado las pilas y estarás al 100% para empezar la jornada y dar lo mejor de ti mismo.

Hablar con otras personas te ayuda a desconectar y a no estar pensando siempre en tu trabajo.
Tiempo para el aprendizaje: Otra de las actividades que podemos hacer es apuntarnos a cursos para aprender cosas nuevas: puede ser idiomas, de actividades físicas o de cualquier otra cosa que nos pueda llegar a llamar la atención.

Quizá podamos pensar que puede ser contraproducente el hecho de que salgamos de trabajar y nos pongamos a estudiar algo… pero nada más lejos, nos ayudará a alejar nuestra mente del mundo laboral y, además, estaremos aprendiendo algo nuevo que nos puede valer para nuestro futuro.

Sigue estos consejos y conseguirás desconectar cuando lo necesites y rendir a fondo cuando tengas que trabajar.