280365

Hábitos saludables para el sueño de los niños

Dormir es algo muy importante para cualquiera, de eso no hay duda, pero en el caso de los más pequeños es todavía más importante que en el resto de personas. Por ello es fundamental que cuando tengamos un peque en casa estemos encima de él para asegurarnos de que duerme lo suficiente y en las condiciones adecuadas.

Y es que del descanso de los más pequeños va a depender el rendimiento que van a llevar a cabo durante el día a día. Evidentemente, un niño que duerme lo debido rendirá mucho más que uno que acostumbra a trasnochar y duerme en unas condiciones cuando menos desfavorables.

De hecho cuando un niño no ha descanso lo que debería se muestra mucho más propenso a mostrarse antipático, a estar de mal humor, a enfadarse con facilidad que un niño que duerme lo que debería y descansa en las mejores condiciones.

Y es que por muy cansado que esté un niño, raro sería que se acercase y te pidiese que le llevases a la cama a dormir. Por naturaleza, los niños aguantan hasta que ya no pueden más. De modo que es importante que aprendamos a reconocer los síntomas que muestran que un niño empieza a estar especialmente cansado.

Y es que todo vale para conseguir mejorar el descanso de nuestros peques. Prueba todo lo que esté en tu mano; hazte con una cama adecuada para él, asegúrate de que utilice edredones infantiles y juveniles en función de su edad, adapta su dormitorio a lo que él necesite, hazle madrugar para que esté cansado al llegar la noche, etc.

A continuación os mostramos algunas ideas que te ayudarán a que tu hijo descanse como ser merece y que el irse a la cama sea algo placentero para él. Presta atención y toma nota.

Hazle su rutina

Es importante para que un niño descanse como se merece que tenga una rutina que le invite a dormir. Aunque puede parecer complicado, lo cierto es que resulta más sencillo de lo que parece.

Puedes optar porque disfrute de un baño caliente que le sirva para relajarse, y que al salir automáticamente tenga que ponerse el pijama, las zapatillas de estar por casa, lavarse los dientes y meterse en la cama. Así, poco a poco sabrá que en el momento en el que tenga que ir a la ducha, todo lo demás vendrá rodado.

Canta una canción

La voz de los padres es uno de los principales estimulantes para que a los más peques les entre el sueño, de modo que sería recomendable que optases por leerle un cuento o por cantarle una canción que les ayuda a coger el sueño y a descansar como es debido.

Que la cama sea de su agrado

Como comentamos anteriormente, es importante que la cama resulte cómoda para los más peques. Hay mucha gente que acostumbra a que sus hijos duerman en una cama cualquiera, sin prestarle atención a nada más.

Ten en cuenta que es importante que la cama sea de sus medidas, que sea cómoda y que no le pueda provocar ningún tipo de molestia.