La elección de tu almohada variará según tu postura de dormir

Es importante una buena elección para no sufrir problemas en la columna y en las cervicales

Sin duda la almohada es uno de los productos más queridos. Y es que no hay nada como que llegue la noche y puedas tumbarte en tu cama y disfrutar de una almohada de calidad. Pero cuidado, ya que elegir la almohada perfecta para ti es algo más complicado de lo almohadasque parece. Porque la elección variará dependiendo de la postura que tomes a la hora de dormir.
Así lo ha manifestado el Consejo General de Colegios de Fisioterapeutas de España (CGCFE), que ha anunciado a lo largo de esta semana que apostar por una almohada u otra depende principalmente de la postura que utilice cada persona a la hora de dormir. La almohada debe adaptarse a la morfología de cada persona, ya que así garantizará un mayor descanso y ayudará a evitar todo tipo de lesiones tanto en las cervicales como en los hombros.
Miguel Villafaina, Presidente del CFCFE, no ha dudado en afirmar que hay mucha gente que pierde mucho tiempo eligiendo el colchón en el que van a dormir, pero que en cambio no gastan más de cinco minutos en elegir la almohada. La almohada es igual o más importante que el colchón, pues es la que se encargará de prevenir la aparición de diferentes problemas que surgen a raíz de una mala postura de la cabeza, la columna y los hombros. Varios estudios afirman que toda persona pasará cerca de un tercio de toda su vida apoyada sobre su almohada, por lo que merece la pena esforzarse un poco en elegirla.
Al elegir la almohada hay que tener en cuenta que no existe una almohada perfecta, aunque los expertos en fisioterapia que la almohada dependerá principalmente de las posturas que sigan.
Aquí entran en juego las almohadas medias que van desde los 10 a los 13 centímetros, que son las más recomendadas para aquellas personas que duermen boca arriba y duermen sobre la espalda. En el caso de las almohadas medias, deben tener una longitud que supere la anchura de los hombros y una dureza media. Ni demasiado blanda ni demasiado dura.
Por otro lado, las almohadas altas, que superan los 15 centímetros de altura, son recomendables para las personas que duermen de lado. Deben tener la dureza suficiente para asegurar que la cabeza quede en línea con los hombros.
Mientras que las almohadas bajas, entre 8 y 10 centímetros de altura, son perfectas para los que duermen boca abajo. En estos casos es mejor que la almohada no sea demasiado alta ni presente una firmeza demasiado alta. También son las que más se recomiendan para los más pequeños.